Galería

1

Tatuajes en Malaga con estilos Color

Tatuajes a Color

¿Qué son los tatuajes a color?

Tortilla con cebolla o sin cebolla. Roncola o gin tonic. Playa o montaña. Tatuajes a color o en blackwork. Este asunto es uno de los más discutidos en el mundo del tattoo, y cada modalidad tiene defensores y detractores que se enzarzan en encarnizados debates defendiendo su favorita. O quizás no sea tan salvaje, pero había que ponerle un poco de vidilla al asunto, que si no no tiene gracia.

Como bien indica su nombre, este estilo se basa en el uso de tinta de tonos distintos a la negra estándar. No es muy chungo de intuir, pero era necesaria la introducción informativa.

Aunque es cierto que la tinta negra es un clásico atemporal, hay diseños que ganan mucho haciendo uso de tinta de color. Al final, aunque ver una peli en blanco y negro está la mar de bien y nunca perderá su encanto, la realidad que nos rodea no es en escala de grises. Los motivos naturales, por ejemplo, son espectaculares cuando son fieles a su verdadera apariencia: una orquídea en violeta, una selva en distintas tonalidades de verde, una fresa de color rojo pasión… ¡atrévete a llenarte la dermis de luz y color!

Si no crees que leer esta entrada te vaya a convencer de quitarte las gafas de la vieja escuela, en Tattoox las tenemos de todos los colores (nos disculpamos de antemano por la cantidad de juegos de palabras sobre color que va a haber en estos cinco minutos de lectura, pero cuando se presenta una oportunidad hay que aprovecharla). Descubre aquí los mejores diseños en blackwork que hemos seleccionado si eres un tipo de costumbres.

El full color y el watercolor: explosión de color

Sí, Full color como el Full HD. Todo lo full llena de felicidad, y este estilo no podía ser menos. Se basa en llenar la piel de vivos colores, sin delineado a negro que valga. Hay que dominar muy bien el trazo y tener un pulso tremendo porque no hay borde del que salirse, así que la guía es el propio cambio de tono alrededor. Un reto donde los haya.

Y sí, watercolor como la acuarela. Ese hobby que de repente todo el mundo pareció retomar durante el confinamiento, y del que salieron verdaderas obras de arte dignas de cualquier jardín de infancia. No sabemos si todavía se mantiene el delirio colectivo en las casas y se siguen comprando lienzos para arruinarlos a paleta limpia y agua, pero lo que sí sabemos es que un tattoo artist especializado sabe hacer que la tinta parezca húmeda de forma muy pro. Esta es tu técnica si prefieres los colores tenues a los muy vibrantes, ya que los suaviza y no añade delineado para que el efecto sea todavía más fiel al de la pintura. Si eres de los que tienen que ver para creer, aquí te dejamos una selección de los mejores diseños.

¿Qué diseños me puedo tatuar a color?

Una de las mejores características de los tatuajes a color es su universalidad. Tanto te puedes tatuar el Jardín de las Delicias de El Bosco como a Bart Simspon en un amarillo canario que tire de espaldas. Es lo bueno de los estilos poco concretos, que también son muy adaptables a las circunstancias de cada diseño. Como tú de adaptable cuando te gusta alguien y de repente te empiezas a interesar por sus hobbies de forma sospechosamente repentina. Quizás los tattoos a color y tú sois tal para cual, mira por dónde.

Como sugerencia, queda muy bien combinado con otros estilos: un microrealismo para clonar la carita de tu mascota con sus colores originales, un diseño japonés o tradi verde y rojo –como marca la tradición– o un fineline con un toque diferente… las posibilidades son infinitas.

Sea con lo que sea que quieras colorearte la dermis, preocúpate de elegir a un buen profesional para que su vivacidad perdure muchísimos años. En Tattoox tenemos más de 1000 tatuadores dispuestos a llenar tu cuerpo de luz y de color, y te ayudamos a hacer el match perfecto sin coste si rellenas este formulario . Dos minutillos de esfuerzo digital a cambio de una obra de arte más pigmentada que el fondo de la colina de Windows… Es casi abusar de nuestra buena voluntad.

Diferencias entre la tinta negra y la tinta de color

A pesar de que la tinta de color está cada vez más extendida y hay muchos avances en relación a su elaboración y uso, es cierto que sigue estando lejos de dominarse tanto como la negra. Esta última resiste mejor al paso del tiempo, pero a cambio es menos llamativa. Si te haces un tatuaje a color, te advertimos de que requieren algo más de atención y cuidado: las primeras semanas hay que protegerlos más del sol porque la tinta podría perder pigmento e intensidad, y la sal del mar y el cloro de la piscina también provocan el mismo efecto. Para presumir hay que sufrir, así que esfuérzate en no pisar la arena durante unos días si quieres disfrutar de tu pieza intacta para siempre. Enchufa el ventilador, ponte una serie y activa el mood ermitaño durante unos días. Nada que no hayas hecho antes.

Y sentimos ser nosotros los que te demos malas noticias, pero vas a tener que ahorrar un poquito más: los pigmentos de estos tipos de tinta son más difíciles de obtener y eso afecta a su coste. Pero vaya, nada que un mesecito más de ahorro no pueda solventar. Otro punto a tener en cuenta tiene que ver con el tono de piel: en pieles oscuras hay colores que no resaltan mucho. Lo mejor es resolver la duda con buenos profesionales (en Tattoox tenemos mucho de eso, no te agobies), pero a priori podemos avanzarte que las mejores opciones son el rojo, el naranja, el amarillo, el magenta y el verde. Tonos cálidos para pieles cálidas.