Galería

1

Tatuajes en Malaga con estilos Sketch

Tatuajes de Estilo Sketch

¿Qué es el estilo sketch?

Aunque los english lovers ya lo sabrán de sobra, el término “sketch” se traduce como “boceto”. Es justamente este concepto el que le da nombre y sentido al estilo del que hablaremos hoy. Se basa en tatuar líneas sucias, logrando un aspecto inacabado muy similar al de los dibujos a mano en borrador. Por increíble que parezca (¿quién querría un tatuaje a medias?), el resultado es estéticamente muy potente y cada vez se ven más diseños así a pie de calle.

Pero no creas que por lucir a medio hacer son un proyecto sencillo… seguro que ya estabas pensando en hacerte de oro dibujando torpemente en una libreta. Nada es lo que parece, y el dominio del trazo en este tipo de pieza es imprescindible para un buen resultado sobre la piel. No te arriesgues a que tu tattoo sketch acabe siendo una página sucia que quieras arrancar de tu cuerpo y déjanos a nosotros: rellena este formulario y te ayudaremos a encontrar al crack más crack de tu zona que domine el arte del bosquejo a las mil maravillas.

Tipos de sketch: aprende a distinguirlos

El sketch no es tan simple como lo pintan. Cada vez acepta más variaciones e incluso se puede mezclar con otros estilos. Además del fiel boceto al uso, existe el que actúa como línea alternativa. Se trata de incorporar líneas inacabadas a un diseño en otro estilo, como si fuese un borde que lo delimita y le da identidad estética. En cristiano, hace que mole el doble.

También existe la posibilidad, para los amantes del minimalismo, de reducir el trazo a su mínima expresión. Si quieres añadirle un poco de chispa para que no sea tan simple, lo vemos mucho con lienzo base en watercolor, una combinación muy chula que hace que el negro a rayas contraste con la tinta aguada del fondo. Ahora bien, el arte no es algo que deba limitarse: si eres un amante del color, apuesta por pedir un trazo en cualquiera de los tonos del arcoíris. Entre tantos trazos y colores esto parece aquel dibujo que hiciste en preescolar que tus padres todavía tienen pegado en la nevera.

Por qué tatuarse en estilo sketch

Pues porque es una expresión artística en toda regla. Su componente creativo es innegable, y sin duda despertarás pasiones entre los amantes del arte que vean tu tattoo en el transporte público. Además, al tratarse de un trazo desdibujado puede que no se capte lo que es exactamente desde la silla de alante, y esa duda dé pie a una conversación que quién sabe dónde podría llevarte. Empezamos como consejeros en el arte de la tinta, seguimos como mensajeros de cupido. Esto sí es character development.

Otra virtud muy interesante del sketch es su capacidad de aportar perspectiva a través del marcaje de proporciones. Aunque en una ilustración al uso se borrarían al terminar, ahí es donde está el encanto de este estilo tan particular: lo imperfecto es estético a los ojos de quien sabe apreciarlo. Es un contraste bastante bonito, la verdad. Donde algunos ven una “ayudita” de la cual a posteriori hay que borrar todo rastro, otros ven líneas con encanto que merecen ser expuestas. No todo el mundo sabe apreciar el arte, ya lo sabes. Por suerte, nosotros sí y tú también. Con eso basta.

Aunque el sketch se suele emplear en diseños sencillos, eso no quiere decir que no tengan un fuerte trasfondo detrás. De hecho, a veces los tatuajes que esconden los mejores significados no son los más evidentes. El misterio confiere encanto en la era de la sobreexposición, así que aprovéchate de ello. Consejo de sabios.

¿De qué temática me hago un tatuaje sketch?

El trazo del sketch es muy adaptable y se ajusta a casi cualquier temática. Como hemos visto es muy polivalente y se puede fusionar con muchos otros estilos, y eso hace que las posibilidades sean infinitas. Una opción es elegir el trash polka, una técnica que junta elementos realistas a negro con pinceladas en formato sketch y formas geométricas, añadiendo detalles a rojo.

Echa un vistazo a esta galería para inspirarte… te entrarán ganas de ponerte a bocetar tú también. Agarra una libreta en blanco y deja tus ideas fluir. Tu profesor de artes plásticas estaría orgullosísimo de ti. O bien, si no eres muy artista, haz screenshots de tus tatuadores de sketch favoritos, que si al caso es lo mismo. No te juzgamos por ello, lo prometemos.